Vie21012022

Last update02:42:19 AM

Economía

Los trabajadores de Sniace exigen a Mezquita “un cambio de actitud” de la dirección de la fábrica de Torrelavega

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 
SniaceConcentracion2018

Los trabajadores de Sniace se han concentrado este lunes frente a las oficinas de la fábrica para reclamar un "cambio de actitud" en la dirección de la empresa en Torrelavega y el cumplimiento de todos los acuerdos laborales. En la emblemática 'Fuentona' y los jardines de la fábrica, escenario de tantas movilizaciones, las últimas hace poco más de dos años para conseguir la reapertura, los trabajadores se han concentrado durante cercad de dos horas y han expresado con una pitada su malestar.

 

El mismo malestar que este miércoles trasmitirán al presidente de Sniace, Blas Mezquita, en la reunión prevista para abordar la judicialización a que la empresa ha abocado los conflictos colectivos y las relaciones con la plantilla, que reclama el cumplimiento de lo pactado en cuestiones como subida salarial, antigüedad, vacaciones o categorías profesionales.

El comité también quiere conocer la situación del Plan Industrial de la empresa y de proyectos anunciados, como la producción de fibra para 'toallitas dispersables', que se dijo empezaría a producirse en diciembre pero del que todavía nada se sabe.

Así lo han explicado el secretario del comité, Francisco José Plaza, y su antecesor, Antonio Pérez Portilla, en la asamblea celebrada durante la concentración. Los representantes sindicales han valorado como positiva la asistencia, aunque el objetivo de cara a las próximas movilizaciones, ya en enero, es conseguir aumentar la participación, incidiendo en los motivos de la convocatoria y las consecuencias salariales y laborales de continuar la actual postura de la empresa.

La dirección de la fábrica torrelaveguense, explican los sindicatos, está "atada" en su capacidad de decisión y sometida a la política impuesta por el asesor laboral de Sniace Alberto Novoa, bien conocido por la plantilla por los enfrentamientos que mantuvieron durante las duras negociaciones que precedieron a la reapertura. Durante los dos años transcurridos desde que se retomó la actividad, la empresa ha judicializado los conflictos colectivos, demorando cumplir los acuerdos del acuerdo transaccional y el convenio colectivo, utilizando "triquiñuelas" legales para arrebatar a la plantilla incluso unos pocos euros.

La demora en aplicar la subida salarial pactada, la falta de aplicación de la antigüedad, la nómina administrativa, las bajas por enfermedad, el reconocimiento de categorías, las indemnizaciones a los trabajadores pensionados, la situación a los obreros que fueron contratados para la puesta a punto de la fábrica antes de la reapertura, o el reconocimiento de las vacaciones pactadas en algunos departamentos, son solo algunos de los asuntos en los que la actitud de la empresa ha obligado a la plantilla a acudir a los tribunales.

La reunión con Blas Mezquita, convocada por la empresa tras el anuncio de la plantilla de iniciar movilizaciones, estaba inicialmente prevista para este martes, día 18, pero el presidente de Sniace la ha trasladado al miércoles 19.