Mié23062021

Last update09:50:08 PM

Torrelavega

El BUB plantea movilizaciones en Bridgestone para pedir el retorno de una docena de trabajadores trasladados a Burgos

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
BridgestoneExt04

El sindicato independiente BUB (Bloque Unificado de Trabajadores de Bridgestone) ha anunciado la convocatoria de movilizaciones para forzar a la dirección de la planta de Puente San Miguel a aceptar la solicitud de una docena de trabajadores trasladados a la fábrica de Burgos en 2010 de retornar a Cantabria, aprovechando la contratación de personal temporal que se está realizando en esta factoría.

 

El delegado del BUB en Puente San Miguel, Raúl Liaño, ha avanzado que las movilizaciones que están planteando incluirían concentraciones, manifestaciones en distintos puntos "a los que puedan acudir las familias de los afectados" e incluso una marcha de Burgos a Santander solicitando ser recibidos por las autoridades políticas, además de emprender acciones judiciales.

En la última década, como alternativa para conservar su empleo ante la reducción de plantilla, más de un centenar de trabajadores de la factoría cántabra fueron desplazados o trasladados a las fábricas de Burgos y Basauri "debido a la difícil coyuntura del negocio del sector del neumático agrícola", mercado final de la producción de Puente San Miguel.

Sin embargo, ha señalado Liaño, actualmente la factoría de Puente San Miguel está atravesando "un ciclo sostenido de bonanza" y ha contratado a más de 70 trabajadores temporales, trasladando recientemente a los sindicatos "la necesidad de contratar más plantilla temporal". Esta situación ha hecho que alrededor de una docena de trabajadores desplazados a Burgos hayan solicitado retornar a su fábrica de origen en Puente San Miguel "y así poder pasar más tiempo con sus familias, las cuales continúan viviendo en Cantabria", por lo que esos operarios "realizan continuamente viajes" entre las dos provincias.

Según el BUB, la empresa "se ha negado en rotundo a aceptar el retorno de estos trabajadores" argumentando que "son trabajadores fijos y por consiguiente más caros que un trabajador temporal, con lo cual el retorno supondría para la empresa un coste inasumible. Desde este sindicato consideran que "es una decisión egoísta y poco solidaria", además de "ser muy cuestionable por la formación de estos trabajadores" y que "dice muy poco de la dirección" de Puente San Miguel, "actuando en contra de la filosofía de Bridgestone y del propio fundador, primando única y exclusivamente el beneficio económico por encima de las personas, en este caso sus trabajadores".

Además, consideran "inadmisible el alto porcentaje de temporalidad en los contratos". En Puente San Miguel hay actualmente más de 70 temporales sobre una plantilla de 298 trabajadores directos y con previsión de aumentar los contratos temporales. "Desde 2008 no se ha transformado ningún contrato temporal en indefinido" en la factoría cántabra, denuncian.

Por ese motivo, el BUB se reunió el pasado 30 de abril con responsables políticos municipales y regionales de Cantabria para explicarles la situación y que tuvieran "conocimiento de la forma de proceder de la multinacional, frente a las campañas de imagen y de lo que llaman responsabilidad social corporativa" que realiza la empresa en los medios de comunicación, "al tiempo que se beneficia de ayudas públicas en forma de subvenciones".

Liaño ha valorado que esas campañas "deben conllevar la obligación de tener un comportamiento social y ético con sus trabajadores" y los representantes públicos que conceden las ayudas "son quienes así deben de exigirlo". Por ello, han pedido a las autoridades políticas cántabras que "intercedan para hacer recapacitar a la dirección de Puente San Miguel" y que se permita "el retorno a los compañeros trasladados en Burgos, para que puedan estar con sus familias en Cantabria".

A este sindicato le parece "inadmisible" que, en pleno siglo XXI, cuando la sociedad está cada vez más "sensibilizada" con la conciliación familiar, "nos encontremos a día de hoy que la fábrica de Bridgestone en Puente San Miguel mire hacia otro lado, sin importarle tener trabajadores alejados de sus familias más de la mitad de su vida, perdiéndose el crecimiento de sus hijos, el cuidado de sus familias o poder compartir los últimos momentos de vida de familiares y amigos".

Por el contrario, resaltan la "generosidad y solidaridad" que han mostrado las plantas de Burgos y Basauri, "acogiendo a más de cien trabajadores cántabros en la última década, sin importar el coste económico que haya supuesto".

Finalmente, desde el BUB se preguntan "qué alternativa" deja la empresa a esos trabajadores. "¿Pedirse la cuenta y perder el sustento de sus familias? ¿Vivir alejados de su familia hasta sus jubilaciones? ¿Romper el núcleo familiar con divorcios por esta situación insostenible? ¿O quizás perder la vida ante una desgracia en la carretera?", han cuestionado.