Lun17052021

Last update10:50:14 PM

Economía

Industria concede una ayuda de 240.000 euros a ASPLA para incorporar tecnología eficiente

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
AsplaVisitaRevilla

La Consejería de Innovación, Industria, Transporte y Comercio ha concedido una ayuda de 240.000 euros a Plásticos Españoles S.A., ASPLA, en el marco de la convocatoria de subvenciones para actuaciones de eficiencia energética en PYME y gran empresa en el sector industrial de Cantabria.

 

El proyecto presentado por ASPLA a esta convocatoria contempla una inversión de 1,33 millones de euros para la incorporación en la planta de Reocín de tecnología eficiente para la fabricación de film plástico, diseñada y construida bajo criterios de eficiencia energética.

ASPLA espera conseguir con esta nueva tecnología un ahorro energético de 1.332 MWh/año, equivalente a 83.016 euros, según detalla en la memoria del proyecto subvencionado por la Dirección General de Industria.

La nueva tecnología consume menos debido a que necesita menos fuerza de tracción ya que su diseño mejora la plastificación, reduciendo la energía específica de plastificado. La calefacción mediante resistencias eléctricas se regula de forma eficiente para un consumo eléctrico lo más ajustado posible, y los aislamientos se mejoran, disminuyendo así las pérdidas de calor, y en consecuencia el consumo eléctrico de las resistencias que calientan el material.

Asimismo, incorpora motores de alto rendimiento energético en corriente alterna, lo que reduce pérdidas con respecto a la corriente continua. La unidad de control está preparada para una coordinación óptima entre los módulos de la línea, de forma que pueda trabajar a altas velocidades y disminuir el consumo de energía.

La elevada velocidad de funcionamiento permitirá realizar la producción con menor número de horas, por lo que el sistema de enfriamiento deberá funcionar también menor número de horas. La nueva maquinaria permite además detectar desviaciones de consumo energético y corregirlas, así como anomalías que afecten al rendimiento energético antes de que se produzca una avería.

El consejero de Innovación e Industria, Francisco Martín, ha animado a otras empresas de la región a seguir el ejemplo de ASPLA, que con esta inversión en tecnología eficiente conseguirá no sólo reducir el consumo energético de su sistema de producción sino también un aumento de la capacidad productiva.

En el marco de esta convocatoria, el departamento que dirige Francisco Martin ha concedido subvenciones por un total de 548.000 euros a cinco empresas, que movilizarán inversiones en eficiencia energética por valor de 2,41 millones de euros.

El consejero ha explicado que se trata de un nuevo programa de ayudas para las PYME y grandes empresas del sector industrial de Cantabria que cuenta con un presupuesto de 4.105.555 euros dividido en varias anualidades hasta el año 2023.

Con estas ayudas se pretende facilitar la implementación de medidas de ahorro y eficiencia energética que resulten propuestas por las auditorías energéticas de las instalaciones industriales, con el fin de reducir el consumo de energía final en los procesos industriales y las emisiones de CO2, bien mediante la sustitución de equipos, bien a través de la implantación de sistemas de gestión energética.

La intensidad máxima de esta subvención es para las grandes empresas del 30 por ciento, para las medianas, del 40 y para las pequeñas, del 50%.

El consejero ha subrayado que estas ayudas no repercutirán sólo en aquellas empresas que han optado por estas mejoras, sino que contribuirán a reducir tanto el coste energético como de emisiones contaminantes a la atmósfera de la Comunidad Autónoma.

Fundado en 1964, el Grupo Armando Álvarez es el mayor transformador español de films plásticos de polietileno y uno de los principales líderes europeos. Está integrado por diferentes empresas filiales que, en su conjunto, alcanzan una producción de casi 400.000 toneladas de plástico, que representa el 88% de su producción total, y una facturación cercana a los 1.000 millones de euros.

El grupo cuenta con una plantilla que ronda los 3.000 trabajadores repartidos por toda España, de los que algo más de 1.000 se encuentran en Cantabria.

Su fundador, Armando Álvarez Villanueva, inicio su andadura empresarial en unas pequeñas instalaciones de carpintería donde se fabricaban diversos embalajes de madera. Posteriormente creó una empresa para producir bidones metálicos para productos químicos y en 1964 nació en Torrelavega la empresa Plásticos Españoles, S.A., más conocida como ASPLA, dedicada a la transformación de materias plásticas y donde se encuentra la sede social del grupo.

En 1970 crea Álvarez Forestal, firma dedicada a la explotación de masas forestales para abastecer a empresas pasteras, minas y aserraderos. De ella depende la empresa Biomasa de Cantabria, ubicada en el Parque Empresarial del Besaya, que centra su actividad en la valorización de los residuos procedentes de aprovechamientos forestales y otras operaciones silvícolas para utilizarlos como combustible en una central termoeléctrica, de 10 megavatios de potencia, limpia y sostenible.

Es a partir de 1977 cuando se produce la expansión del grupo fuera de Cantabria con la compra de dos compañías, Reyde y Reyenvas, expansión que continuó en las décadas posteriores con la adquisición de otras empresas complementarias a las líneas de producto centrales de Armando Álvarez (Silvalac, Industrias Gráficas Castells, Plásticos Vanguardia, Rafia Industrial, Solplast, Sotrafa y Macresac), lo que aupó a la firma a la posición de liderazgo que ocupa en la actualidad dentro del sector.