Vie28012022

Last update04:58:00 AM

Cantabria

La Consejería de Sanidad reduce un 50% su plantilla de rastreadores en pleno avance de la variante Ómicron

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 
Telefono

La Consejería de Sanidad ha decidido reducir en un 50% su plantilla de rastreadores de Salud Pública aduciendo razones presupuestarias. Los rastreadores de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Cantabria denuncian que "no se entiende esta decisión por razones presupuestarias cuando se está invirtiendo en otros aspectos que no son prioritarios" y afirman que se trata de una "decisión precipitada, única y exclusivamente de carácter económico, y que priva a la ciudadanía de Cantabria de un servicio público de orden prioritario, necesario y de calidad en un momento crítico".

 

Una decisión que los rastreadores entienden aún menos en un momento en el que aumenta la incidencia de forma preocupante y rápida, mientras la preocupante aparición de la variante Ómicron, al igual que ocurrió con otras anteriores como la británica o la Delta, hace suponer que en un plazo no muy largo "sea la mayoritaria y la que tenga más presencia en nuestra región".

Cantabria ha pasado "de estar en cifras de incidencia acumulada aceptables y que nos hacían pensar en la pronta resolución de este grave problema, a vernos en la actualidad en cifras muy preocupantes y lo que es peor claros indicios de que la evolución no va a ser nada buena", advierten.

Por todo ello, hacen un llamamiento al Gobierno de Cantabria "a mantener la unidad de rastreo con los mismos integrantes hasta el control de la crisis sanitaria". Consideran, por los motivos expuestos, "que nuestra labor es más necesaria que nunca para salvaguardar la salud de todos los cántabros".

El mes pasado el Gobierno de Cantabria presentó "unos presupuestos de los que presumía que eran los más altos en Sanidad de la historia de la comunidad; si la principal herramienta de lucha contra el COVID es el rastreo y este se reduce, ¿dónde se están invirtiendo estos fantásticos presupuestos?", inquieren los rastreadores.

"Nos estamos jugando mucho, a nivel económico y lo que es más importante, a nivel de salud de todos los cántabros, en un momento muy complicado, al comienzo de la sexta ola, a las puertas de la Navidad, unas fiestas que se caracterizan por la unión de las familias, la movilidad de las mismas y por el contacto entre poblaciones alejadas durante todo el año que van a venir de diferentes y distantes lugares, se decide reducir una dotación que ha hecho una gran labor", han advertido en un comunicado.

La herramienta del rastreo, reiteran, "es eficaz y su uso está bien planteado, recibiendo elogios de organismos internacionales tan prestigiosos como la OMS". A este respecto, enfatizan que durante la pasada quinta ola, cuyo momento más crítico fue el mes de julio, "el nivel de compromiso personal, más allá de lo profesional, mostrado por los rastreadores, trabajando jornadas de 12 y 14 horas o en los días de descanso, sin pedir nada a cambio, demostró el nivel de implicación que estos tienen".

Los rastreadores de la Dirección General de Salud Pública afirman que la eficacia de las vacunas "ha sido demostrada y es evidente el beneficio que están ocasionando", pero la perdida de la inmunidad debida al tiempo y la aparición de nuevas variantes ante las que desconocemos la eficacia de las vacunas, plantea "un panorama incierto". El problema, subrayan, es que "estas incertidumbres suelen acarrear problemas sanitarios, aumento de la presión hospitalaria y medidas de control que nadie quiere volver a vivir".