Sáb20072019

Last update01:46:46 AM

Torrelavega

El padre del discapacitado víctima de abuso sexual asegura que la Fundación Asilo siempre ha defendido al agresor

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 
AsiloTorrelavega01

El padre del joven discapacitado víctima de abuso sexual en el Centro Fernando Arce asegura que la Fundación Asilo de Torrelavega siempre se ha puesto de lado del cuidador condenado por practicarle una felación a su hijo, y con antecedentes penales, y "nunca ha defendido los derechos del niño", al que han intentado presentar como un "pervertido". José Manuel Díaz afirma que la familia ha recibido fuertes presiones de la dirección de la Fundación para que retirasen la demanda contra el cuidador, e incluso, que las dos trabajadoras que testificaron en el juicio a favor de su hijo, una de ellas la que sorprendió el abuso, fueron despedidas.

 

En declaraciones a HoyTorrelavega, el padre del joven ha mostrado especialmente su malestar con la vicepresidenta de la Fundación Asilo, Mercedes Izárraga López-Pisano, que "siempre nos ha tratado con desprecio hacia mi hijo", como si el niño "fuese un pervertido". También con la presidenta de la Asociación de Madres y Padres del Fernando Arce, Ana María Quijano, "que nunca ha defendido los derechos del niño, e incluso pidió una orden de alejamiento de mi hijo sobre sus compañeros".

Ante eso, la familia ha recibido con alegría el fallo de la Audiencia Provincial de Cantabria confirmando la condena a un año de prisión al cuidador que abusó del joven, que padece una deficiencia mental severa y considerando "contundente" el testimonio de la trabajadora que sorprendió al acusado cuando practicaba una felación a la víctima. "Nos sentimos contentos por la sentencia, que da la razón ante la actitud tomada por la Fundación Asilo, y demuestra que mi hijo no era ningún delincuente", explica José Manuel Díaz.

La Audiencia ha ratificado la segunda sentencia condenatoria por estos hechos, que se descubrieron en junio de 2010. La primera se produjo en septiembre de 2013, cuando el Juzgado de lo Penal Número 1 de Santander declaró probado que el acusado, con antecedentes penales, fue sorprendido masturbando y practicando una felación a la víctima, un joven que en el momento de los hechos tenía 24 años, y cuya deficiencia mental del 79% le impide comunicarse verbalmente y gobernarse por sí mismo. Sin embargo, el juez no decretó para el cuidador la medida de alejamiento que pedía el Ministerio Fiscal y absolvió a la Fundación Asilo como responsable civil subsidiario, por lo que la familia de la víctima recurrió la sentencia.

La segunda sentencia condenatoria, ahora ratificada por la Audiencia de Cantabria, fue dictada en junio de 2015 por el Juzgado de lo Penal Número 4 de Santander. En el fallo, se consideraba de nuevo probado el abuso y se condenaba al cuidador a un año de prisión, atendiendo a la atenuante de dilaciones indebidas, por los cinco años trascurridos desde los hechos hasta el juicio. Además, condenaban al cuidador a indemnizar a su víctima con 3.000 euros, declarando a la Fundación Asilo responsable civil subsidiario de dicha cantidad. Una sentencia recurrida por el cuidador, alegando que se había vulnerado su presunción de inocencia.

En la sentencia hecha pública ayer la Audiencia califica de "contundente" el testimonio de la trabajadora, quien al oír unas risas del joven, descubrió que éste se encontraba tras un biombo junto al cuidador ahora condenado, que le estaba practicando una felación. Según la versión del imputado, estaba colocándole la ropa, asegurando que el joven había salido del baño mal vestido.

Sin embargo, la Audiencia no da credibilidad a la declaración del condenado, y, por el contrario, llega al "pleno y absoluto convencimiento con el grado de certeza exigible en materia penal, más allá de toda duda razonable", que los hechos se desarrollaron tal y como describe la compañera de trabajo del condenado.

El padre del joven expresaba su pesar porque en el segundo juicio tanto la defensa del abusador como la representación legal de la Fundación Asilo pretendieron convertir a su hijo, la víctima, en culpable, llegando a calificarle "lo más suave de pervertido" y de intentar prácticas sexuales con sus compañeros. Según explicaba a HoyTorrelavega, incluso fiscal y juez tuvieron que recordar a las defensas en el juicio que el joven discapacitado era la víctima.

Así, Díaz aseguró que en su declaración en el segundo juicio la vicepresidenta de la Fundación Asilo, Mercedes Izárraga López-Pisano, no dudó en "atacar" a su hijo, e intentar presentar al chico, que tiene una gran dependencia grado 3, como un "pervertido". Del mismo modo, en el juicio se utilizó como argumento de defensa que la presidenta del AMPA del Fernando Arce, Ana María Quijano, había solicitado una "orden de alejamiento" del joven hacia su hijo, también usuario del centro.

Todo ello, subrayaba el padre de la víctima cuando el joven discapacitado, que en el momento de los hechos tenía 24 años, lleva acudiendo al Fernando Arce desde los 3, sin que hasta que se produjo el abuso por parte del cuidador se hubiera producido "ningún problema" o los trabajadores del centro hubiesen advertido de ninguna conducta indebida, subraya el padre.

La familia llegó incluso a pedir amparo al Papa Francisco, al que en una carta explicaban que se sentían doblemente agredidos, porque su hijo fue primero víctima de abusos sexuales por parte de un cuidador y después víctima de la institución religiosa, que se puso de parte del delincuente en lugar del agredido.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar