Jue18072019

Last update05:49:44 PM

Torrelavega

Condena de un año para el cuidador que abusó de un joven discapacitado en el Asilo, declarado responsable civil subsidiario

Valoración del Usuario:  / 4
MaloBueno 
AsiloTorrelavega01

El juzgado de lo Penal Número 4 de Santander ha condenado a un año de prisión al cuidador de la Fundación Asilo de Torrelavega por un delito de abuso sexual contra un joven con deficiencia mental severa que asistía al centro de atención a personas con discapacidad Fernando Arce. Los hechos ocurrieron en 2010, cuando el condenado fue sorprendido masturbando y practicando una felación a la víctima, con una discapacidad del 79%, que entre otras cosas le impide hablar.

El individuo, con antecedentes penales, ha sido condenado a un año de prisión y a inhabilitación especial para el ejercicio como cuidador asistencial durante el tiempo de condena, así como al pago de costas. Además debe indemnizar a su víctima con 3.000 euros, declarando a la Fundación Asilo responsable civil subsidiario de dicha cantidad.

El padre del joven, José Manuel Díaz, ha lamentado que en este nuevo juicio tanto la defensa del abusador como la representación legal de la Fundación Asilo hayan pretendido convertir a su hijo, la víctima, en culpable, llegando a calificarle "lo más suave de pervertido" y de intentar prácticas sexuales con sus compañeros. Según ha explicado a HoyTorrelavega, incluso fiscal y juez tuvieron que recordar a las defensas en el juicio que el joven discapacitado era la víctima.

Así, ha señalado que en su declaración en el juicio la vicepresidenta de la Fundación Asilo, Mercedes Izárraga, no dudó en "atacar" a su hijo, e intentar presentar al chico, que como ha recordado tiene una gran dependencia grado 3, como un "pervertido". Del mismo modo, en el juicio se utilizó como argumento de defensa que la presidenta de la Asociación de Madres y Padres del Fernando Arce, Ana María Quijano, había solicitado una "orden de alejamiento" del joven hacia su hijo, también usuario del centro.

Todo ello, cuando el joven discapacitado, que en el momento de los hechos tenía 24 años y ahora 29 años, lleva acudiendo al Fernando Arce desde los 3, sin que hasta que se produjo el abuso por parte del cuidador se hubiera producido "ningún problema" o los trabajadores del centro hubiesen advertido de ninguna conducta indebida, subraya el padre.

Del mismo modo, la familia denuncia haber sufrido fuertes presiones por la dirección de la Fundación Asilo para que retirase la denuncia y ha recalcado que las dos profesoras del centro que testificaron en el juicio a favor de la víctima, una de ellas la que sorprendió al condenado cometiendo el abuso, han sido despedidas de su trabajo.

La sentencia, emitida el pasado 13 de mayo y contra la que cabe recurso ante la Audiencia Provincial, es la segunda que condena al cuidador por un delito de abuso sexual. La primera se produjo en 2013, cuando el Juzgado de lo Penal Número 1 de Torrelavega condenó al abusador a dos años de cárcel. Sin embargo, la defensa alegó un defecto de forma que fue aceptado y se determinó la repetición del juicio.

Precisamente, ese retraso en el juicio, según la sentencia no imputable al acusado, se ha considerado como "atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas" a la hora de fijar la pena. En esta segunda sentencia se ha rebajado de dos a un año la pena de cárcel, pero sí ha decretado la inhabilitación del cuidador para ejercer como tal durante ese tiempo y ha declarado responsable civil subsidiaria a la Fundación Asilo, de la que depende el Centro Fernando Arce, donde se produjeron los hechos.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso HT, la magistrada Amaya Merchán González declara que "está probado" que el 3 de junio de 2010, sobre las 17.25 horas, el condenado llevó al joven que se encontraba a su cuidado a una zona apartada de un patio interior de dicho centro separada con biombos "y movido por un ánimo de satisfacer sus deseos sexuales" masturbó y practicó una felación a la víctima "hasta que fue sorprendido por una compañera de trabajo".

Cuando fue sorprendido y posteriormente en el juicio, el condenado negó los abusos sexuales y explicó que lo que estaba haciendo era colocar correctamente la ropa al joven, que había salido del baño con "los calzoncillos subidos por encima de los pantalones", añadiendo que eso era algo que el chico hacía habitualmente "para llamar la atención".

Sin embargo, la sentencia considera que las pruebas y testimonios realizados, demuestran sin género de duda que el condenado cometió un delito de abuso sexual contra el joven discapacitado que estaba a su cuidado.

El padre del joven, cuya deficiencia mental le impide gobernarse por sí mismo, explicó ante el juez que la familia detectó que tenía comportamientos extraños, que les hicieron sospechar que algo ocurría. Fue al trasmitir esa preocupación a los responsables del centro cuando les contaron el incidente, y ante la negativa de la Fundación Asilo a iniciar acciones legales contra el cuidador, la familia decidió llevar el asunto a los tribunales.

La familia lamenta que en todo momento la Fundación Asilo, lejos de encabezar la defensa "del más indefenso", se ha puesto "del lado del delincuente", quizá para intentar "acallar el escándalo".

TRIBUNA: La doble moral de la Fundación Asilo (José Manuel Díaz)

Condenado a dos años de cárcel un cuidador del colegio Fernando Arce por abusar de un joven discapacitado

La Fundación Asilo pidió a la Asociación de Padres silencio sobre el caso de abuso sexual de un cuidador a un discapacitado

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar