Dom05122021

Last update11:00:30 PM

BannerCarneCantabria21

¿Por qué mi hijo es violento?

Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

Felix-Soam-okk
En la anterior tribuna reflexionaba sobre el refuerzo negativo, y ponía el ejemplo del niño en el parque. En esta tribuna quiero reflexionar sobre la adquisición y mantenimiento de la violencia en los niños, adolescentes o jóvenes, un tema que me preocupa, por los casos que se están dando en nuestra sociedad.

Existen distintos factores en la adquisición de la violencia, pero quiero centrarme en el modelado como aprendizaje, que los mismos padres, otros adultos, compañeros o amigos ofrecen. Cuando castigamos mediante violencia verbal o física, se transmite un modelo de conducta agresiva. El niño aprende que los padres o profesores por medio de esta conducta consigue su propósito, y él imitar esta forma de actuar porque da resultado. Lo mismo sucede con los compañeros violentos, son modelos que ayudan a que el niño observador las aprenda. Tenemos que ser conscientes que hoy los niños están expuestos a otros modelos de conductas agresivas como pueden ser internet, los juegos, la televisión etc...

 

En mis actividades cotidianas como educador, me encuentro con niños que viven rodeados de modelos agresivos, y sucede que van aprendiendo a responder con violencia ante determinados comportamientos conflictivos que se pueden dar en una dinámica de convivencia entre iguales o con adultos.

El niño que está en contacto con modelos de violencia, no solo recibe información de los hechos, gritos, patadas etc, también aprende las consecuencias, por ejemplo el padre consigue que su madre haga lo que la pide o que el niño obedezca, el niño consigue que su madre le compre las golosinas, el compañero del colegio consigue el balón porque es un tío duro, y así podríamos enumerar muchas conductas. Podríamos afirmar que el niño aprende por observación que el comportamiento agresivo es reforzador.

Cuando estos procesos de aprendizaje se van repitiendo sucede que se consolidan las conductas y se están poniendo las bases para que se mantenga el comportamiento una vez adquirido. Como se puede observar en las distintas tribunas que voy escribiendo el refuerzo es el responsable de una conducta y como no de una conducta agresiva. Un niño puede reforzarse agresivamente de distintas maneras, con violencia los niños o adolescentes pueden conseguir recursos materiales, cambiar las normas a sus deseos o caprichos, conseguir el sometimiento de los demás, en este aspecto estamos viviendo casos de violencia filio parental, hijos que agreden a los padres por ese sometimiento. Otro refuerzo importante en los niños o adolescentes para mantener la conducta es la aprobación y admiración de los compañeros y mejorar su posición en el grupo de iguales, la aprobación en el grupo de amigos es más importante que las recompensas materiales.

No quiero olvidarme de otro refuerzo que en ocasiones no somos muy conscientes y a veces pasa inadvertido por los adultos, es la atención que podemos prestar tras la emisión de una conducta agresiva, puede ser que nuestra intención sea castigar pero la realidad es que la reforcemos. La atención es uno de los refuerzos sociales más potentes, para algunos niños es mejor llevarse una reprimenda que pasar desapercibidos.