Jue02122021

Last update05:47:08 PM

Fundamental el cambio

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
CCOOGuillermo

Es fundamental que en las próximas elecciones generales:

Los trabajadores y trabajadoras y la ciudadanía en general participen activa, masiva y conscientemente.
Que nos pronunciemos por un cambio de las políticas económicas y sociales que permitan desarrollar un nuevo patrón de crecimiento a partir de un sector industrial fuerte animado por la inversión en I+D+i; la creación de empleo de calidad; la recuperación de los derechos laborales derogados por las reformas legislativas de los últimos gobiernos; el restablecimiento de unos servicios públicos universales y de calidad; el impulso de servicios de atención a las personas; la regulación de unas redes de protección sólidas que palien la pobreza y eviten la exclusión social, como pretendemos con la ILP por una renta mínima garantizada.

Que la ciudadanía apueste por una regeneración democrática que a través del establecimiento de mecanismos de participación ciudadana permita restablecer la confianza en la acción política.

Que la sociedad se pronuncie a favor de una reforma Constitucional que, a la vez que da cabida a los elementos de carácter social y de profundización democrática antes señalados, abogue por la configuración de un Estado Federal que dé respuesta a las aspiraciones de reconocimiento de la realidad plural del Estado, renovando los consensos necesarios para reforzar el marco de convivencia común
En el conjunto del Estado se han practicado, como única alternativa, las políticas de austeridad que han tenido como consecuencia: la destrucción de tejido productivo; un incremento alarmante del desempleo; la pérdida de derechos laborales y el empobrecimiento de la mayoría de la sociedad a favor de las élites, que se ha visto agravada con las medidas dirigidas a debilitar nuestro Estado de bienestar (educación, sanidad, atención a la dependencia,...) y las redes de protección social.

Estas políticas se han impuesto, en ambos casos, contra los intereses de la mayoría, practicando el autoritarismo político en el marco de una insoportable corrupción política. Se tiene que evaluar la gestión que los respectivos gobiernos han hecho de la crisis y las propuestas que las diversas formaciones políticas hacen para el próximo período.

Uno de los pilares del cambio que necesita la sociedad española tiene que ser, sin ninguna duda, instaurar la centralidad del trabajo, su calidad y dignidad. Hacer que la política, la economía política en particular, tengan como objetivos irrenunciables no sólo la creación de riqueza sino su distribución justa, para lograr una sociedad mucho más igualitaria. Y democracia, más democracia y de mayor calidad, para que los trabajadores y las trabajadoras, y el conjunto de la ciudadanía, puedan ser partícipes de su propio destino sin mordazas ni cortapisas de ningún género.

La crisis ha sido generada porque las élites económicas han actuado al servicio de sus exclusivos intereses materiales sin control democrático alguno y a escala global. La crisis ha sido gestionada, desde luego en nuestro país, por las élites políticas al servicio de las élites económicas. Hoy, a los siete años de su inicio, hay muchos más pobres y los millonarios son más y además, más ricos.