Jue02122021

Last update05:47:08 PM

Hagamos visible el amianto

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
CCOOGuillermo

Desde 1994 y hasta 2008, un total de 92.253 personas fallecieron por mesotelioma, una enfermedad derivada de la exposición al amianto, según un informe de la Organización Mundial de la Salud. En el caso de España, la cifra ascendió a 1.840. Los datos son más que preocupantes para CCOO, y en particular para la Federación de Industria; la mayoría de sus sectores se han visto afectados. Por ello, este año ha puesto en marcha una nueva campaña que pretende poner de relieve la gravedad de las enfermedades derivadas del amianto, transmitir la evolución de la normativa, las actuaciones jurídicas, su posición y las propuestas sindicales realizadas hasta la fecha.

La Federación de Industria de CCOO ha iniciado una campaña informativa dirigida a los delegados de prevención, delegados de personal, trabajadores, afectados por la exposición al amianto y sus familiares y a la opinión pública, con el objetivo de transmitir la evolución de la normativa, las actuaciones jurídicas, su posición y propuestas sindicales presentes y futuras para hacer frente a las enfermedades derivadas del asbesto.

Esta Federación es una de las más afectadas, y el uso del amianto está teniendo y va tener un mayor impacto en la salud. Se ha usado, entre otros, en seis grandes subsectores: en la fabricación y reparación de automóviles, camiones y tractores; en la fabricación, reparación, mantenimiento de materiales ferroviarios; en la construcción naval, reparaciones y desguace de barcos; en la fabricación de frenos, embragues y juntas; en la siderurgia; y en el sector eléctrico, sobre todo en centrales térmicas y nucleares.

En la actualidad, cada día son más los trabajadores (prejubilados, jubilados) a los que les están diagnosticando enfermedades relacionadas con la exposición al amianto, y son muchos también los que ya han fallecido por alguna de estas enfermedades. A todos ellos se les diagnosticó cáncer, pero los motivos no tuvieron nada que ver con la exposición del amianto, según la Administración y los médicos.

Las causas, según ellos, fueron otras: tabaco, genética, etc. En la mayoría de los certificados médicos de defunción emitidos no se especifica la causa de la muerte por mesotelioma pleural. En todos ellos se limitan a indicar que el motivo fue una "parada cardíaca".

Asimismo, ninguna de las empresas que por aquellos años realizaron estudios de fibras de amianto en el lugar de trabajo (muestreos ambientales), informó a los trabajadores del material que estaban utilizando y sobre cómo protegerse.

No suministraron los equipos de protección individual adecuados, y la ropa de trabajo, impregnada por el polvo de amianto, era llevada a los domicilios particulares de los trabajadores para ser lavada, con el consiguiente riesgo de contaminar también a la familia.

En lo que respecta a los reconocimientos médicos específicos en relación con la exposición a la fibra de amianto, ninguna empresa lo realizaba por aquellos años. Se limitaban a los reconocimientos médicos simples

Por todo ello, la Federación de Industria busca implicar a la estructura sindical en la elaboración y puesta en marcha de medidas que ayuden en una lucha permanente que garantice la mayor calidad de vida posible a los afectados por el amianto y a sus familiares