Sáb11072020

Last update11:08:49 PM

Economía

La Intersindical Cántabra pide unidad, solidaridad y lucha en el 1 de Mayo

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
Manifestacion1deMayo2019

Unidad, solidaridad y lucha. Es la petición de la Intersindical Cántabra con motivo del 1º de Mayo del confinamiento, en el que la situación sanitaria impiden la tradicional manifestación por las calles de Torrelavega y la lectura de un comunicado desde la Plaza Mayor, aunque no el lanzamiento de un manifiesto laboral y social.

 

Derogar la reforma laboral de 2012 y posteriores; derogar las reformas de las pensiones de 2011 y 2013, "que nos obligan a trabajar más años, a cotizar más años y a jubilarnos más tarde para cobrar menos; y a la luchar para que la pensión mínima se equipare al Salario Mínimo Interprofesional. "Hoy 950euros, 1080 euros mañana", recuerdan.

También reclaman derogar la ley Mordaza y todas las leyes que permiten la privatización de la enseñanza, la sanidad y la dependencia. "Vienen tiempos difíciles pero nuestra postura no ha de ser la de esconder la cabeza debajo del ala", valora la IC, reclamando que "tenemos que luchar más y mejor" e "identificar claramente a los enemigos del progreso social", por lo que "nuestras reivindicaciones hay que gritarlas cada vez más fuerte".

La Intersindical Cántabra (STEC, SUC, SCAT y SF) insiste en que "este no era nuestro comunicado del 1º de mayo pero las circunstancias de esta pandemia y la crisis social que se nos avecina nos ha cambiado el discurso". La reclamación al Gobierno iba a ser que cumpliera sus promesas electorales en materia de reformas laborales, de las pensiones, de la ley mordaza y que acabara con los recortes en enseñanza, sanidad y dependencia... "Hoy le decimos que es de urgente necesidad social y laboral que cumpla lo prometido ¡ ya ¡", subrayan.

Argumentan que "el desastre sanitario producto de los recortes aparece ahora con toda su crudeza" y "la falta de atención sanitaria y social que ha producido tantas muertes nos ha caído como una maldición". Una maldición que se llama recortes, privatización y beneficio privado, recalca la Intersindical Cántabra.

Según valoran, las reformas laborales, "que dejaron los derechos y condiciones laborales de la clase obrera en manos de los empleadores" han permitido, que, "sin coste alguno y con una facilidad pasmosa", los empresarios despidan a cientos de miles de trabajadores y que millones de ellos "sean reos de los famosos ERTES".

"Todo esto se hizo o bien con la firma de CCOO y UGT o con su omisión del deber de defender a quienes dicen representar", acusa la Intersindical Cántabra.

"Hoy nos encontramos con un 1º de Mayo en el que los valores de la clase obrera, unidad, solidaridad y lucha por una sociedad sin explotadores, tienen más vigencia que nunca", insisten. Unidad de quienes "no creen en los cantos de sirena sino en la capacidad de las trabajadoras para organizarse, defender y negociar sus demandas"; solidaridad que implica que quienes tienen mejores condiciones laborales y salariales no olviden a los que están ya sin nada; y una sociedad sin explotadores, con leyes que nos protejan, donde los derechos sociales, políticos y económicos "no sean objeto de negocio"; y donde " Enseñanza, Sanidad, dependencia, información" no estén en manos privadas, para las que "negocio prima por encima de la salud, el bienestar y el derecho a la verdad de todos los ciudadanos".

En el 1º de Mayo de 2020, la Intersindical Cántabra recuerda a quienes ofrecieron "su libertad y su lucha" en favor de la jornada de 8 horas y "contra la explotación de la clase obrera". Según dicen, transcurridos más de 100 años de esas luchas y conquistas, "de repente nos damos cuenta que nuestras reivindicaciones tienen el mismo fundamento que hace un siglo".

A eso añaden que, la jornada laboral de 8 horas "ya no sirve", porque millones de hombres y mujeres en el paro necesitan trabajar y "sólo el reparto del trabajo puede garantizar ese derecho".

Como datos, aporta que la pobreza generada por la exclusión social, laboral y económica que supone la precariedad es inmensa. Sin embargo el 1% de la población de España retiene el 80% de la riqueza y tres personas tienen más riqueza que el 30% de la población más pobre. (15 millones de personas). Por ello, ven "urgente el reparto de la riqueza y que esos ricos contribuyan a recuperar la sanidad pública y de calidad, la enseñanza pública y de calidad; y que la atención a la tercera edad y a las personas dependientes se corresponda con su derecho a vivir y morir dignamente".

Y para ello consideran "fundamental" derogar la reforma laboral de 2012 y posteriores. "Estamos hartos de precariedad, bajos salarios y que la diferencia entre ricos y pobres se agigante", valoran. Derogar las reformas de las pensiones de 2011 y 2013 "que nos obligan a trabajar más años, a cotizar más años y a jubilarnos más tarde para cobrar menos"., indican, apuntando que "hay que lograr que la pensión mínima se equipare al Salario Mínimo Interprofesional"; igual que piden la derogación de la Ley Mordaza, " que nació para para dar cobertura legal a la represión de las luchas obreras y populares ante la pérdida de derechos sociales y económicos". También, reclaman que "hay que derogar todas las leyes que permiten la privatización de la enseñanza, la sanidad y la dependencia".

Desde la Intersindical Cántabra subrayan que "vienen tiempos difíciles, pero nuestra postura no ha de ser la de esconder la cabeza debajo del ala", al contrario, valoran que "tenemos que luchar más y mejor; hemos de identificar claramente a los enemigos del progreso social" y "nuestras reivindicaciones hay que gritarlas cada vez más fuerte".

Por ello, insisten en el mensaje de "unidad, solidaridad y lucha", porque "no hay otra receta para poder obligar a negociar la vuelta de nuestros derechos robados y la conquista de una sociedad de hombres y mujeres libres". "Habrá que luchar y lucharemos", han concluido.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar