Mié23062021

Last update09:50:08 PM

Cantabria

Más de 200 socorristas, 21 embarcaciones y 14 ambulancias velarán por la seguridad en las playas

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
SuancesPlayaConcha03

Más de 200 socorristas, 21 embarcaciones y 14 ambulancias velarán este verano por la seguridad en las playas de Cantabria gracias a la colaboración entre el Gobierno regional y los ayuntamientos. Concretamente, la inversión de la Consejería de Presidencia, Justicia, Interior y Acción Exterior para apoyar la prestación del servicio de salvamento y socorrismo asciende este año a los 600.000 euros, un 10% más (50.000 euros) que la partida del año anterior.

 

El Consejo de Gobierno aprobará la próxima semana estas ayudas a repartir entre los 17 municipios que se han presentado a la orden en función del esfuerzo en medios personales y materiales realizado por cada entidad local, siendo Santander el que mayor aportación recibirá con 83.631 euros, un 15% más que en 2020.

El resto de municipios beneficiarios de las ayudas son Noja, Castro Urdiales, Ribamontán al Mar, San Vicente de la Barquera, Laredo, Piélagos, Arnuero, Suances, Santoña, Comillas, Valdáliga, Santa Cruz de Bezana, Bareyo, Miengo, Marina de Cudeyo y Camargo.

La consejera de Presidencia e Interior, Paula Fernández, junto con la directora general de Interior, Jezabel Morán, ha presentado hoy las novedades de una campaña que se extenderá entre el 1 de junio y el 30 de septiembre y en la que los arenales cántabros contarán con más medios y equipos de intervención ante situaciones de emergencias, entre ellos 56 desfibriladores a disposición de todos los equipos de socorrismo, así como nuevas medidas de información y prevención para garantizar la seguridad de los usuarios.

A su juicio, "es imprescindible una respuesta inmediata" en este tipo de situaciones y, en este sentido, la existencia de desfibriladores semiautomáticos en las playas es "vital".

Fernández ha destacado la importante inversión del Gobierno autonómico y su compromiso con los ayuntamientos para contribuir al esfuerzo económico que les supone el servicio de salvamento y socorrismo en las 80 playas de Cantabria, competencia exclusivamente de carácter local, y ofrecer de la ciudadanía un dispositivo más fuerte y eficiente que mejore la prevención de los accidentes y la capacidad de respuesta integral en contextos de emergencia.

"Solo desde la coordinación y el trabajo conjunto entre administraciones públicas vamos a poder dotar de mayor seguridad a las personas que este verano disfruten de las playas de Cantabria", ha señalado la titular de Presidencia.

Dentro de ese compromiso con las entidades locales en el ámbito de protección civil también, la máxima responsable autonómica ha situado también los 455.000 euros consignados en el marco del Plan INTERIORIZA, en este caso para la adquisición de material, la instalación de hidrantes y la compra de vehículos para las agrupaciones de voluntarios.

Sobre las medidas preventivas para este año, ha explicado que antes de entrar a las playas los ciudadanos recibirán información preventiva a través de unos paneles informativos unificados en todos los municipios. Además, los puestos de socorro deberán estar perfectamente localizados e indicarán el horario el horario de presencia de los socorristas.

Los bañistas obtendrán información sobre el estado del mar por medio de las habituales banderas (roja, amarilla y verde), cuyo tamaño se ha modificado para mejorar su visibilidad. Por otro lado, se deberán limitar claramente las zonas reservadas al baño y las áreas habilitadas para deportes náuticos como el surf, con el fin de evitar accidentes.

Otra de las novedades de la orden autonómica es la fijación de un calendario perpetuo para que, con independencia del periodo de vigilancia en las playas, en este caso del 1 de junio al 30 de septiembre, ninguna de ellas se quede sin servicio en días inmediatos a esas fechas que caigan en fin de semana, cuando se produce una mayor afluencia de personas.

Finalmente, la consejera de Presidencia ha pedido a la ciudadanía la "máxima precaución" en las playas, especialmente en el entorno acuático, y ha incidido en la importancia de respetar las recomendaciones de los socorristas.

Este verano velarán por la seguridad en las playas de Cantabria cerca de 200 socorristas, 21 embarcaciones y 12 ambulancias a pie de playa. Además de los 56 aparatos desfibriladores anteriormente mencionados, los diferentes puestos de socorro desplegados por Cantabria cuentan con los equipos de comunicaciones necesarios para transmitir al Centro de Atención de Emergencias 112 los incidentes que se produzcan y solicitar el apoyo y la intervención de los medios humanos y materiales del Gobierno de Cantabria, como es el caso del equipo del helicóptero y los bomberos de los seis parques de emergencias.

A todo ello se unen las medidas añadidas de seguridad establecidas como consecuencia de la pandemia (uso obligatorio de la mascarilla excepto para el baño, hacer deporte o tomar el sol, siempre y cuando exista distancia de seguridad) y velar por la salud tanto de los ciudadanos como de los servicios de socorrismo y emergencias.

Para coordinar el servicio de playas y poner en común todos estos detalles, la consejera ha anunciado que próximamente se celebrará una reunión técnica entre responsables de emergencias del Gobierno cántabro, de los ayuntamientos y de las empresas que se ocuparán de los servicios en playas.

El verano pasado se realizaron en Cantabria 32.422 intervenciones en la temporada de playas, 31.984 asistencias y 438 rescates, temporada que concluyó con 6 personas ahogadas o preahogadas. De todas estas intervenciones, 213 requirieron, por sus especiales circunstancias o gravedad, traslado a centros médicos y hospitalarios.

112 Cantabria gestionó un total de 276 llamadas relacionadas con 48 personas accidentadas, 64 con problemas en el agua, 20 desaparecidos y 106 asistencias sanitarias.