Mar22082017

Last update09:49:12 AM

La evaluación de diagnóstico

Valoración del Usuario:  / 3
MaloBueno 
Nati-Obregon


La vigente Ley Orgánica de Educación (LOE) establece que todos los centros educativos realizarán evaluaciones de diagnóstico a finales de 4º curso de Primaria y 2º de ESO. Esta evaluación tendrá un carácter formativo y orientador para los centros e informativo para las familias y el conjunto de la comunidad educativa.

Su finalidad es obtener datos representativos sobre el grado de adquisición, por parte del alumnado, de las competencias básicas del currículo y valorar en qué medida el sistema educativo prepara para la vida y forma a los estudiantes para asumir su papel como ciudadanos en la sociedad actual. La autoridad educativa de Cantabria dejó muy claro, hasta el curso pasado, que no se pretendía establecer ningún ranking ni competencia entre los centros educativos. Y digo «hasta el curso pasado» porque el señor Consejero Miguel Ángel Serna, cuando hizo público el resultado de la evaluación del curso 2011-2012, no se limitó a comentar el estado general de la educación en Cantabria, sino que se ocupó de establecer una clasificación entre centros, cosa que sentó bastante mal a un sector amplio de los educadores porque «nos estaban cambiando las normas a mitad del partido».

En Cantabria venimos realizando estas evaluaciones desde el curso 2009-2010 (si no me falla la memoria). Además de las que realizaba todo el alumnado de la comunidad autónoma, algunos años se seleccionó un grupo de colegios e institutos para hacer la evaluación a nivel estatal y que así las autoridades educativas tuvieran una visión del sistema educativo en todo el país. En la mayoría de las ocasiones se han realizado las pruebas en matemáticas, lengua e inglés. No conozco la realidad de la aplicación de las pruebas en ESO porque mi ámbito es la Educación Primaria (no creo que sea muy diferente), por lo que quiero que conste que lo que diga a partir de ahora lo haré refiriéndome a 4º curso de Primaria.

¿Nos ha servido para algo a los centros educativos la realización de estas evaluaciones? Aquí no todo el mundo está de acuerdo... Desde la experiencia de mi centro, sí que nos ha servido: hemos podido aproximarnos al conocimiento del nivel competencial de nuestro alumnado, ver nuestros «puntos débiles» e introducir planes de mejora en algunos aspectos. Asimismo, las familias pueden conocer el nivel de sus hijos, y la autoridad educativa la situación global de la educación en Cantabria.

Evidentemente, las evaluaciones sirven de algo si están bien diseñadas. Y aquí llegamos a la razón de que escriba esto. En los primeros días de este mes de junio se ha pasado la consiguiente evaluación de diagnóstico al alumnado de 4º curso de Primaria en toda nuestra comunidad autónoma; evaluación que, desde mi punto de vista, es tiempo y dinero perdidos, porque no va a reflejar ninguna realidad de nuestro sistema educativo, ya que está mal diseñada: la mayoría de los textos en los que se basaban los ítems o respuestas era oscuros, cargados de información y con datos impropios para el alumnado que se iba a evaluar, ya que eran más adecuados para la ESO que para Primaria.

Por otro lado, los 55 minutos en los que el alumno debía hacer el cuadernillo de cada asignatura eran absolutamente insuficientes (las maestras tardamos bastante más del tiempo dado a los niños y niñas en hacerlos). Además, no se ha buscado evaluar en competencias básicas (como dice la normativa y lo hacen las pruebas PIRLS o PISA), por lo que ¿qué estamos evaluando?

No sé quiénes han sido los maestros que han elaborado la evaluación, pero me parece que de competencias y capacidades cognitivas de niños de nueve años saben poco... o a lo mejor sí, y hay otra lectura: intentar hacer ver que el nivel de nuestro alumnado es desastroso y que por eso hay que cambiar la Ley (cosa que ningún profesional de la educación se estaba planteando). ¿Será esto lo que pretende el señor Serna, para meternos en un tipo de educación rancia y caduca?

Lo que les puedo asegurar es que he compartido opinión con otros maestros, no solo de mi centro, sobre esta evaluación y hay acuerdo sobre su inadecuación y, por tanto, su inutilidad.